Facebook logo Instagram logo Linkedin logo Youtube logo

“Una mirada en Blanco y Negro”

Son las ocho de la mañana y salgo del portal camino al café, a la oficina, al gimnasio, todo depende del día… Llueve y sale el sol; fantástico día… espero por lo menos, haber acertado con las zapatillas.

Primera parada en mi cafetería preferida para tomar un negro café en su delicada taza blanca, típico contraste habitual en cosas cotidianas y no caemos en cuenta de lo bien que queda. Polaridad del blanco y negro.

Revuelvo el café y comienzo a ver diferentes tonalidades. Negro, menos negro, marrón, beige, casi blanco, blanco…

 

¿Sabéis que hay más de 60 tonalidades de blanco y 50 del color negro?

No sabría identificar que tonos son los de mi café y su taza.

Lo que si te puedo contar es… que el color blanco lo asociamos con el bien, con la verdad, con la perfección. Es el color de los dioses y en consecuencia el color de los reyes tan utilizado en sus mantos reales confeccionados con piel de armiño blanco con motas negras, siendo ellos mismo los únicos que podían llevarlos, y… Freddie Mercury en el concierto de Live Wembley 1986 (God sabe the Queen)

El blanco une lo puro, lo limpio (mi taza) y lo higiénico. Por ello a pesar de la moda, la ropa interior es blanca, y también es blanca cuando se manipulan alimentos como los cocineros o pasteleros.

Además es ligero, es claro y es fresco; de ahí que las ropas veraniegas son más blancas. En la actualidad es el color por excelencia de las bodas, aunque no siempre fue así. En nuestra sociedad occidental fue la Reina Victoria de Inglaterra, quien el día de su boda, en 1840 contrajo matrimonio con un traje satén natural y un velo blanco bordado (algo nuevo porque esta pieza se utilizaba después de la boda, no en la ceremonia) en apoyo a la industria textil inglesa frente a su competidora francesa. Esto cuajó en la sociedad y se convirtió en elemento de culto e imprescindible para gran parte de las novias a partir de entonces.

… en contraposición el negro: mi café
¡que aroma,
que color,
que sabor!

Según la psicóloga clínica Ramani Durvasula, autora del libro “You Are why you eat; Change your food attitude, change your lifeinvestiga la relación existente entre los rasgos de personalidad y el tipo de café que bebemos.

El negro del poder, de los diseñadores, de los jóvenes y también de las novias de alrededor de 1900, quienes vestían íntegramente de negro, eso sí, acompañado del velo blanco.

Color caro, color barato, pero siempre hermoso. En la Edad Media los tintoreros “negros” se ocupaban de teñir los tejidos de colores oscuros con diferentes procedimientos artesanales. Poco a poco fue adquiriendo mayor importancia primero con la llegada del poder del índigo a Europa, gracias a las Indias y después con el descubrimiento de América y su madera de Campeche de la que se obtiene un negro intenso azulado costoso pero irrepetible. El negro desde entonces es un color noble e imprescindible.

Es el color de la elegancia por excelencia, color independiente de la moda y necesario en nuestros armarios, a todos nos salva en un atasco mental de ¿Qué me pongo? Esas prendas atemporales siempre presentes de color negro como el “Little Black Dress” (pequeño vestido negro) de Coco Chanel.

Grande, verdadera, poderosa es la combinación blanco y negro, presente en nuestros días, que pasea por nuestra mirada sin que la prestemos atención, pero que interesante es.

 

¿Y tú como te gusta el café?

×
Inicio ¿Cómo trabajamos? Hoja de ruta ¿Que aportamos? Noticias Mi firma Contacto

Tu Privacidad es importante para nosotros

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando entendemos que estás de acuerdo con su utilización. Leer más

ACEPTAR